Yizette Cifredo/ November 16, 2010/ De Humanos/ 4 comments

¿Qué pasa con la sensibilidad humana? Pareciera que perdimos contacto con nuestras emociones y nos convertimos en máquinas. Vivimos en un mundo industrial, donde también los seres humanos estamos automatizados. Nos preocupamos más por los bienes que por nuestra salud. Cuidamos más el dinero que las relaciones inter-personales. Nos importa más lo que recibimos que lo que podemos dar.

A veces me siento extraterrestre. Quienes me conocen de cerca, saben a lo que me refiero. Se me hace tan difícil entender como las personas se pueden llamar amigos un día y al otro hablar negativo el uno del otro. Explíquenme como una pareja, que tiene libre albedrío para escogerse, se enamora y, si se dejan, se “estasajan” invalidando lo bueno que un día los unió. Sé que hay excepciones, que a veces las circunstancias son muy duras: pero no es en todos los casos.

Vivimos en un mundo donde tiene que haber “víctima” y “culpable”. Esa es la premisa obligada. Si me molesto contigo por cualquier diferencia, por simplemente no estar de acuerdo conmigo: eso me hace víctima a mí y a ti culpable. Si yo cometí un error y te ofendí, es obvio lo que va a pasar. Comienzo a sacar la lista de todas las veces que tú me lo hiciste a mí, para que mi error pase desapercibido. ¡Jesús! ¡Será que es tan difícil crecer y hacernos responsables! Me he dado con casos de personas que ni sé por qué están molestas. Es como si te escogieran a ti, porque tengo que tener “drama” con alguien y por “seniority” te toca. ¡JackPot! Guess what? You are the chosen one!

Criticamos a los criminales y a los asesinos. Nos sentamos a señalar y a juzgar un mundo que se alimenta de nuestros prejuicios y resentimientos. Es tan grave para mí (repito: para mi) golpear a una persona con un puño, que con las palabras. Es tan inaceptable para mí, quitarle la vida a un ser humano, como dedicarte a dañar su imagen y reputación, intentando quitarle valor a su persona, a su existencia. Estamos tan materializados que tenemos que ver sangre para impresionarnos por las atrocidades que bajo ignorancia, miedo, enfermedad, o inseguridad somos capaces de hacer. Pero como no podemos medir el daño, no podemos verlo, nos convertimos todos en criminales y asesinos emocionales “excusados”. Y usamos la violencia en nuestras palabras, en nuestra actitud y en nuestras acciones para herir, invalidar y dañar a otros.

Somos parte de lo que pasa en este mundo. Todo lo que pasa nos compete y nos hace responsables. Es mi opinión. Si yo como individuo hago la diferencia, seré parte de un mejor mundo. No tengo que salvar a mil personas, empezando conmigo basta. Viviré el reflejo de lo que soy.

Dejemos de arrastrar corajes y amarguras. Dejemos de competir y ver a todo el que se pare frente a nosotros como rival. Hay que confiar un poco más. Al menos, un poco. “El ladrón juzga por su condición“. Inevitablemente cómo somos es la referencia que usamos para ver y percibir el mundo. Quien no puede ver lo bonito en los otros y siempre desconfía… sabrá lo que ha hecho.

Este escrito es con mucho respeto, amor y compasión… ¡Un desahogo! Ya saben… Pensando en Voz Alta.

Yizette Cifredo (16.Nov.2010)

Share this Post

4 Comments

  1. Super bello y super real!! Muchas veces en la vida pasamos por esto mismo!! Besos Yizette xoxox!!

    1. asi es yizette es dificil entender a este mundo.Hemos perdido la sensibilidad,,que mal estamos,…

  2. Ese es el pan nuestro de cada dia y es muy lamentable ya q situaciones asi se dan en cualquier circulo o ambiente social; el trabajo, la escuela, la familia, hasta la iglesia… Para el ser humano común esto es ‘normal’. Yo por mi parte seguiré remando en contra de la corriente… Para ser parte de lo común, mejor prefiero ser un extraterrestre en mi propia tierra. Excelente escrito!!

  3. Waooooooo,exelenticimo escojistes las palabras corectas me ha pasado en mi trabajo y por la gracia d Dios van a discurpalce y les digo trankillobaron herrores cometemos todos..tus palabras MUY hacertadas

¡Cuéntame qué te parece! Todo comentario, pregunta y/o sugerencia es bienvenida.