Yizette Cifredo/ July 5, 2011/ De Humanos/ 2 comments

Camaleón. Según la Real Academia Española (on-line), se define como “(1) Reptil saurio de cuerpo comprimido, cola prensil y ojos de movimiento independiente. Se alimenta de insectos que caza con su lengua, larga y pegajosa, y posee la facultad de cambiar de color según las condiciones ambientales. (2) Persona que tiene habilidad para cambiar de actitud y conducta, adoptando en cada caso la más ventajosa“. (www.rae.es)

Cual historia de ciencia ficción, entre nosotros habitan seres de una dimensión desconocida. Me refiero a mutantes morales que, a diario, clonan sus valores. Son mitad reptiles y mitad humanos. Tienen la capacidad de transmutar su dignidad y adaptar sus principios según sus intereses y conveniencia. ¡Qué triste suena! En “arroz y habichuela” son hipócritas patológicos o prostitutos emocionales.

No me parece una bonita cualidad tratar de agradarle a las personas adulándolas o auspiciando conductas u opiniones que no son correctas y que no coinciden con nuestros valores y principios. ¡Cuántas personas, pensando que conseguirán una posición de trabajo, o que juran serán más apreciados, le ponen precio a su dignidad! Todos, en algún momento, hemos sido testigos de la conducta absurda de muchos camaleones en busca de la aprobación de quienes están en el “poder”. Como que los conocemos pero no los reconocemos. ¿O será a la inversa?

No importa cuanto desees una plaza, 5 minutos de fama o un aumento en tu salario, no vendas tus valores ni prostituyas tus principios. No le rías gracias a la gente ni le aceptes conductas que no apruebas, sólo para llamar su atención. No se trata de formar un guerra ante la diferencia, pues todo lo contrario, hay que aprender a aceptarla y respetarla. Otra cosa muy distinta es que, motivado por el interés, pierdas la esencia de quien eres y te trates como mercancía.

Tu valor como persona no lo define tu salario, “popularidad”, el trabajo que tengas ni tu dirección residencial. Mucho menos el medio en que te transportas, a quién conoces ni en qué actividades sociales participas. Disfruta de las oportunidades que mereces por tus verdaderos méritos, porque la peor parte es que todos a tu alrededor (incluyendo “el target”) se dan cuenta de tu ambivalencia, falta de integridad y de lealtad a tus posturas. En vez de “usar” tu flexibilidad moral o habilidad adaptativa para lograr los propósitos en agenda, terminas siendo “usado”. Aunque nosotros no hagamos sentido, la vida sí (es más inteligente que nosotros). Te tratas como reptil y como reptil serás tratado…

No nacimos ni mutantes ni clonados, y aunque hay quienes tienen su lengua “larga y pegajosa”, no tenemos facultades camaleónicas. No invalidemos nuestra propia natura… Somos seres humanos

Yz
4.Julio.2011

 

 

 

Share this Post

2 Comments

  1. Algo que se da mucho en nuestra sociedad actual..

  2. Y algo q se ve mucho en los programas de chismes. Muy bueno…

¡Cuéntame qué te parece! Todo comentario, pregunta y/o sugerencia es bienvenida.