Yizette Cifredo/ February 24, 2014/ De Humanos/ 4 comments

Hay frases que siempre serán nuestras, pero nunca nos pertenecerán. Con esa conciencia adopté la frase “en orden divino”. No sólo para decirla sino practicarla.

Hace algún tiempo, la escuché de unos amigos, maestros y guías espirituales que, muy generosamente, la vida me presentó. Desconozco si mi interpretación es la correcta, pero les comparto lo que representa en mi vida. Como siempre digo, por si les funciona o si les hace sentido…

Todos y todas vivimos circunstancias “positivas” y “negativas”. Llamamos “positivas” a aquellas que nos convienen, benefician o que complacen nuestras expectativas. Llamamos “negativas” a aquellas que son opuestas a lo que deseamos y/o esperamos. Cuando las cosas salen “bien” (circunstancias positivas), ¡fiesta! No hay por qué abatirse o quejarse, todo esta “en control”. Sin embargo, si las cosas no salen como esperamos y/o deseamos, entonces es una tragedia y decimos que nos salen “mal” (circunstancias negativas).

Pues, para mi el orden divino no tiene positivo ni negativo, es y punto. Así lo percibo… No trata sobre un plan delineado, sino sobre una realidad presente y única. Es tal y como resulta cada momento, sin juzgarlo como bueno o malo.

  • Cuando la salud de una persona amada se ve quebrantada, confío en el orden divino.
  • Cuando surge la oportunidad en un posible proyecto o trabajo, confío en el orden divino.
  • Cuando las finanzas o la economía se ven afectadas, confío en el orden divino.
  • Cuando comienza o culmina una relación afectiva, confío en el orden divino.

Sin importar cuáles son mis deseos o expectativas, en cada una de esas circunstancias, confío en que tendrán el resultado que corresponde. Acepto lo que no depende 100% de mi y dejo que cada persona y cada elemento exista, que ocupe su tiempo y espacio. Soy diligente con aquello sobre lo que sí tengo poder y control que, (por no decir siempre) la mayoría de las veces, no está relacionado a nada del exterior sino de mi interior.

 ¿Qué rayos significa todo esto? Aquí intento explicarlo…

No le digo al universo ni a Dios cómo deben resultar las situaciones. Él conoce lo que cobija mi corazón. Es evidente que mi deseo ante la enfermedad es que se presente la salud; pero no me obsesiono con que así será. Visualizo salud, acciono para la salud y estoy en actitud optimista, pero confío plenamente en que el resultado será el que toca (sea o no la manifestación de salud deseada). Acepto y acojo compasivamente lo que sea que resulte. Renunciando al sufrimiento del apego y expectativa; y así también a la satisfacción de la complacencia. Reconociendo que es el ego quien cree que sabe lo que pasará; quien sufre por no obtener lo que quiere y quien se adjudica los créditos cuando pasa lo que espera y desea.

Particularmente con esto del embarazo, todos quieren decirte lo que vivirás, cómo lo vivirás y cuándo lo vivirás. En gratitud, porque sé que no hay maldad y que (por el contrario) es una forma de quererte y atenderte, me libero y libero a nuestra beba de mapas predispuestos o ajenos, y también de expectativas. Dejo que la VIDA se manifieste y que sea ella la maestra que nos guía. Confío en el orden divino, asumiendo lo que sí puedo: una actitud de humildad, aceptación y gratitud. No soy una experta. En eso me paso los días; trabajando y practicando. Disfrutando y viviendo cada momento como un gran “presente”. Recibiendo cada instante con lo que trae. Sean risas, llantos, miedos, placeres, dolores o cualquier sentimiento o emoción; sin juzgar, controlar, anticipar ni saber. Siendo y dejando ser. Así… #EnOrdenDivino

 Con mucho respeto y amor,

 Yz [24.Feb.2014]

Share this Post

4 Comments

  1. Tus escritos siempre llegan oportunamente

  2. Gracias por tus escritos, son inspiradores.

  3. Yz esto como todo lo que escribes me encanta y me llena. Bendecida!

  4. Totalmente de acuerdo en el concepto de orden divino. Sólo quiero añadir que aprendí esta frase hace varios años, con el adjetivo “perfecto orden divino”. Cuando estoy en situaciones fuera de mi control, pensar que todo esta en perfecto orden de divino me ayuda a calmar la ansiedad para que las cosas fluyan como deben ser.

¡Cuéntame qué te parece! Todo comentario, pregunta y/o sugerencia es bienvenida.