Yizette Cifredo/ May 30, 2015/ De Humanos/ 12 comments

Siempre me ha chocado el concepto de competencia. No el que se refiere a la capacidad o aptitud que tiene una persona de realizar una tarea particular; sino a la rivalidad y oposición que surge cuando no compartimos o sí compartimos metas, talentos e/o intereses. ¡Qué necios podemos ser! Lo que nos diferencia nos separa y lo que nos asemeja también. ¿Quién nos entiende? 

Esto pasa en todos los aspectos de la vida, pero en el profesional es donde más se manifiesta. Qué triste es que a tanta gente se le haga difícil disfrutarse el trabajo, los esfuerzos y logros de los demás. Es como si no hubiese espacio para muchos buenos. Queremos que las cosas mejoren, pero nos molesta que la gente progrese. Queremos romper récords, ser los mejores en nuestro campo, ser los número uno, ganar y estar por encima todo el tiempo, y nos incomoda cuando otros tienen la posibilidad de destacarse y, hasta, de superarnos. Si reflexionamos, ¿qué tiene de malo que alguien tenga cualidades que yo no tengo, que me supere y que brille? ¿Cómo eso me quita y me hace menos?

Es tan lamentable que la experiencia y el conocimiento se conviertan en el alimento del ego de muchos y muchas que comienzan a creerse intocables, inalcanzables, inmejorables. También pasa con la frescura, la juventud e innovación de los que están empezando. Rechazamos y discriminamos por razón de raza, color de piel, orientación sexual, edad, religión, estatus económico, nivel social, imagen, dirección física, cantidad de followers y por cuanta bobería se nos ocurre. En vez de ayudarnos, colaborarnos, complementarnos y fortalecernos; nos entorpecemos, lastimamos, distanciamos y cancelamos. Mucha gente perdió la capacidad de enriquecerse de lo que los demás tienen para aportarles, y de aportar y enriquecer a los demás con sus dones y talentos. Son selectivos y minuciosos. No tienen el permiso de disfrutarse momentos de ser audiencia porque siempre tienen que ser protagonistas. No hay peor discapacidad que la falta de hermandad, comunidad y empatía. Pierden la memoria, se desconectan y olvidan. Si no perteneces a su claque, eres competencia y enemigo. Si no estás con ellos, estás en contra. ¡Por Dios!

En una entrevista que, como productora, tuve la oportunidad de hacerle a Don Francisco aprendí una comparación interesante; el ego es un planta que si alimentas, seguirá creciendo, y, sin duda, llegará un momento en que ella te comerá a ti. ¿Cómo echar pa’ lante como pueblo, como sociedad, si en vez de impulsarnos, lo que verdaderamente hacemos es ponerle obstáculos al prójimo, inmovilizarnos cuando podemos ayudar y, a quienes puedan avanzar, los halamos pa’ trás? No podemos seguir echando culpas. Es la actitud egoísta, ególatra y egocentrista la que nos está acabando. Tener la razón se ha convertido más importante que encontrar una solución. Queremos ganar, ser héroes, únicos salvadores, estar arriba y que el resto nos reconozca; pero no sabemos hacerlo cuando nos toca. Quienes me leen, me conocen y saben que no suelo expresarme así, lo menos que quiero es incomodar u ofender; pero wow! ¡Qué jorobienda con esto del ego y sus B-Cherías!!!

Yz [30.Mayo.2015]

*Pueden recibir los escritos todos los días #15y30 suscribiéndose 
a mi blog, aquí, en www.yizettecifredo.com; escribiendo su correo 
electrónico en el encasillado que lo indica en la parte superior 
derecha de la página web. ¡Prometo no bombardearlos de emails!!!
Share this Post

12 Comments

  1. Saludos

    Espero volver a saludarte algun día! Sigue compartiendo tu sabiduría y palabras llenas de verdad.

    Un abrazo Zanaima Sent from my iPhone

    >

  2. Saludos!
    El leer cada escrito que compartes con cada uno de tus seguidores hace de cierto modo que uno pueda reflejarse en ellos, ya sea por una experiencia vivida o por una situación conocida en particular. Gracias por poner tu granito de arena y hacer que cada uno de nosotros reflexionemos y a la vez podamos sentir esa empatía para reencontrarnos y ser mejores seres humanos. Ėxito y bendiciones!!

  3. Excelente escrito el del Ego. El pensar y actuar pensando en los demás conlleva madurez, haber sido procesado y empatia.
    Gracias por esas palabras que invitan a la introspección y análisis de nuestro comportamiento con el prójimo.
    Hacia tiempo que no leía un artículo con tanta fuerza inspiradora. Enhorabuena!

  4. Querida Yizette

    Gracias por tantos escritos, me encantan cada uno de ellos, y te dejo una opinión con mucho respeto y cariño, me has dado la oportunidad de leerte y conocerte atravez de estos escritos. Son de GRAN, inspiración para muchos de nosotros, especialmente para mí.

    Qué Dios te bendiga, belleza
    Tqm! #abrazobienapretau.

  5. Excelente escrito. Comparto tú opinión. En mi caso soy diseñadora de modas emergente y he sido testigo de la falta de apoyo hacia el talento local que abunda en nuestro país. Es lamentable como promovemos las multinacionales y sus productos de difusión en masa pero no tomamos de nuestro tiempo para compartir la excelente labor de aquellos que día tras día luchan por darce a conocer.
    Mi madre siempre menciona con tristeza que en nuestros tiempos no se juega peregrina. Creo que su planteamiento radica en en la falta de amor al prójimo o simplemente en la ineficasia de convivir unos con otros en respeto y armonía.
    Nuestra Isla es hermosa, pero se deteriora mas allá de lo físico o geográfico. Confía que aún existe oportunidad de convertirnos en mejores personas, solo se necesita que muchos otros se den cuenta.
    Bendiciones

  6. Muy cierto, y aun mas marcado en estos tiempos donde existe diferentes generaciones trabajando en un mismo lugar.

  7. Me encantan sus escritos

  8. Justo lo que siempre he pensado. Wow es que más preciso no pudo estar. Excelente. 🙂 Me encantó todo, perfecto.

  9. ¡PALABRAS con LUZ!

  10. No sabia que escribías. Pero me gusto! Seguiré pasando por aquí.

  11. Saludos ! Me encantó el artículo y muy cierto por demás !!

¡Cuéntame qué te parece! Todo comentario, pregunta y/o sugerencia es bienvenida.