Yizette Cifredo/ August 30, 2015/ De Relaciones, Especiales/ 1 comments

Una historia de AMOR siempre es perfecta. Así con sus vaivenes, con sus retos y sorpresas. Si es una historia de AMOR, es como tiene que ser. Dos seres se conocen, sin saber lo que les espera. Cuando se ven, al menos, uno reconoce al otro y comienza la conquista. Un lenguaje distinto, especial y único se suscita. Entre la intriga, el coqueteo y las cosquillas surge un mar de emociones. Las sonrisas se transforman y la mirada se vuelve cristalina. Cambia el significado del tiempo; las horas se vuelven segundos cuando están juntos y se sienten eternas en la ausencia. El espejo se torna un tanto exigente, queremos lucir impecables y ser en cada encuentro ese regalo que mejora el día. Así las cosas y se siguen conociendo. Posiblemente llegan los primeros retos, esos que nos recuerdan que “no somos perfectos”, que diferir es parte del proceso. Nos tienta la retirada, pero hay algo que la evita, y descubrimos que tenemos poderes, que somos “alquimistas”. Que podemos transformar el dolor y el coraje, y dar alivio y paz. Que podemos convertir los momentos de crisis en oportunidades para evolucionar. Una historia de AMOR siempre es victoriosa, sin importar cuanto dure, si es una historia de AMOR trasciende medidas y, seguramente, mantenga su sabor para toda la vida.

Hoy, celebro la historia de AMOR, de dos grandes amigos; un hermanito y una hermanita que la vida me regaló. Dos seres que se encontraron, se equilibraron, se enamoraron. Ambos, de corazones gigantes, de esos que no caben en el pecho. De él, admiro su “drive”, su empuje para echar pa’ lante y perseguir sus sueños, sus metas. Lo atrevido que es para meterle mano a lo que venga. Su gran deseo por hacer bien. La gente no imagina cuan importante es para él, dejar una huella positiva en esta tierra.  De ella, su nobleza, su entrega y su fuerza. Una mujer hermosa y encantadora, humilde y sencilla, toda una guerrera. Una amiga incondicional, compasiva, divertida y aventurera. Un gran apoyo con quien contar, un privilegio en al vida de cualquiera. Ambos, seres de luz.

HOY, antes de vestir mis mejores galas para ser testigo de esta celebración, no pude evitar reflexionar sobre esta historia de AMOR. ¡Qué rico es ese susto que nos entra cuando nos enamoramos, cuando nos damos el permiso de aventurar, de entregarnos y des-controlarnos! Sí, de callar a la mente y darle rienda suelta al corazón. JD y Liz, no imaginan lo feliz que me siento por ustedes; que bueno que se tienen, porque -sin duda- se merecen. ¡Son un gran equipo! ¡Este es el comienzo de una etapa inigualable! El único consejo que me atrevo a darles es que no importa lo que pase, ríndanse entre ustedes y dejen que siempre gane el AMOR…

¡Qué vivan los siempre novios, amados, amantes y nuevos esposos!
¡Qué viva esta historia de amor!

¡Los adoro!

Yz Cifredo [30.Agosto.2015]

Share this Post

1 Comment

¡Cuéntame qué te parece! Todo comentario, pregunta y/o sugerencia es bienvenida.