Yizette Cifredo/ October 21, 2019/ De Humanos/ 0 comments

¡Quiérete! Pero, ¿y qué significa eso? ¿Qué es eso de quererse?

Aunque hoy día existen cientos de campañas fomentando la autoestima saludable y en el internet hay mucha información disponible, no hemos logrado que el amor propio se estimule como se debería.

Aprender a quererse no es un ejercicio fácil. Parece, pero no lo es. No puede ser de la boca pa’ fuera. Mucha gente lo dice, pero muy pocas lo sienten.

Quererse requiere conocerse y reconocerse. Aceptar sus virtudes y defectos: físicos y de personalidad. Abrazar lo bonito y no tan bonito de uno. No se trata de castigarse por los errores que se cometen ni premiarse por los aciertos. Va más allá. Es poderse ver a sí mismo o a sí misma absorbiendo lo aprendido de los triunfos y de los fracasos.

Requiere trabajar para “caerse bien” (agradarse a sí mismo o misma). Que te sientas ‘cool’ jangueando contigo mismo y contigo misma. Que estar sola o solo no sea tu peor pesadilla porque en ese caso, tus decisiones sobre escoger una buena compañía no serán acertadas. Yo me “caigo bien” y si me toca ir sola a un cine o a comer, no me avergüenza ni me intimida.

Quererse requiere cuidarse; cuando uno cuida, uno ama. Usualmente, cuando llega un bebé a la familia se es bien celoso con lo que comen, con la higiene, con la música que escuchan, con la gente que se le acerca… ¡pues, es eso! ¿Por qué no nos cuidamos a nosotros mismos así?

Cuando uno se quiere, uno se trata bien, no se mal-trata, ni permite que nadie lo haga. Quererse es vital para romper cadenas de violencia: emocional y física.

¡Empieza por ti! ¡Quiérete!!! Ese es parte del mensaje del compromiso de Univision Puerto Rico en contra de la Violencia de Género. Y si bien es cierto que tenemos que educar y enviarle un mensaje a quienes agreden y violentan a sus parejas; a su vez es necesario y urgente que trabajemos en el amor propio, porque eso es lo que nos ayuda a poner los límites de la dignidad. De hecho, es que cuando uno se ama ni agrade ni permite que le agredan.

Los gritos, la desconfianza enfermiza, la manipulación ni el control son normales; mucho menos los golpes y amenazas. Eso no es AMOR en ninguna liga. No lo mereces. No eres el “punching bag”, terapia ni cura de nadie. ¡Empieza por ti! ¡Anda! ¡Quiérete!

Como siempre, les escribo con mucho amor y respeto, por si les funciona y les hace sentido. Les quiero bien, les quiero bonito, les quiero digno, les quiero llenos y llenas de vida. ¡Eeeeeh Jua!!!

Yz Cifredo [14.Octubre.2019]

Share this Post

¡Cuéntame qué te parece! Todo comentario, pregunta y/o sugerencia es bienvenida.