Yizette Cifredo/ May 12, 2020/ #BofetónDeCariño, De Humanos, De Mamá/ 0 comments

¿Saben? Estoy convencida de que Ser MADRE es prueba de que hay cosas que trascienden lo concreto y racional. Un día, planificado o sin planificar, por embarazo o adopción,  porque la vida misma te lleva a eso, te enteras de que va a pasar, de que vas a ser madre, de que vas a criar y ya no eres la misma.

Hay un “click” inmediato, entre temores y alegrías… El mismo mundo que has vivido siempre, lo ves de una forma distinta y con un millón de posibilidades, pero sin certeza de cómo lo harás; emprendes el proyecto más retante de tu vida.

Y llega esa personita que te hace más fuerte y más vulnerable, que te hace dudar mil veces de ti, pero a la vez te demuestra de todo lo que eres capaz. Nunca estás segura de si lo estás haciendo bien, es una eterna apuesta a hacerlo lo mejor que entiendes, lo mejor que puedes, lo mejor que sabes.

No hay libros que puedan garantizar resultados; no hay una única estrategia. Uno va al paso, atendiendo cada etapa, cada situación, cada momento. Improvisando, aprendiendo, usando las herramientas que tenemos, siguiendo nuestra intuición.

Y si tú me preguntas, ¿de dónde sale ser madre? la única respuesta que me tiene sentido es del AMOR. Un amor que no es tan fácil explicar con palabras, un amor que nace en ti, crece sin esfuerzo y que en ti vive y se agranda. Hijo o Hija, ellos son la fuente, ellos son la causa.

Y no importa cuán cansada estés, ellos te sacan las fuerzas…

Y no importa cuán triste estés, ellos te sacan sonrisas…

Y no importa cuán indefensa te sientas, ellos te sacan las garras…

Y no importa cuánto “duela” verlos crecer, por ellos sueltas, miras de lejos e impulsas sus alas…

Ser Madre (y hablo de la que siente ser Madre): es una gran Bendición, un privilegio que nos confía la vida, que lo sostiene y sustenta el amor.

Madre: no te reproches más los “errores”, no te culpes por las decisiones que tu hija o hijo tomó. Tú eres la tierra fértil, eres la lluvia, eres el viento, eres el sol. No se trata de quiénes o cómo tus hijos o hijas resultaron ser, sino de en la mujer que te transformaste, siendo MADRE.

Como siempre, les escribo con mucho respeto y con todo mi amor.

Yz Cifredo [11.mayo.2020]

Share this Post

¡Cuéntame qué te parece! Todo comentario, pregunta y/o sugerencia es bienvenida.