Tag Archives: blog

¡No seamos miserables!

Yizette Cifredo/ June 7, 2017/ De Humanos/ 9 comments

Nos dicen que tenemos que mirar al lado y darnos cuenta de que hay personas peores que nosotros para valorar lo que tenemos. ¡Que cosa tan horrible! ¿Para sentir que estoy bien, tengo que asegurarme que hay alguien peor que yo? ¡Paaar faaavor! ¿De cuando acá mis bendiciones y fortunas se miden según las tragedias y dolencias del prójimo? ¡Señoras y señores, no podemos ser tan miserables! Quizás, quien dijo esa frase por primera vez, lo dijo en otro contexto que de alguna manera se justifica o tenía sentido, pero ahora todo el mundo la usa porque sí y -en efecto- se sienten bien con sus vidas, con lo que tienen, “porque hay gente peor”. En los talleres de motivación que ofrezco lo digo y lo repito, los retos y obstáculos no son “maldiciones” son parte de la vida misma. Igual que las bendiciones y buenas noticias. Todo es parte de esta experiencia espiritual y humana que vivimos en este mundo terrenal. Blanco y negro, arriba y abajo, vida y muerte, todo es parte del TODO. Fíjense como le hemos puesto a los extremos un sello de “bueno” y “malo”, sin embargo, ¿existe tal cosa? Tenemos que dejar de demonizar conceptos, palabras, creencias e

Read More

¡Que por qué escribo!

Yizette Cifredo/ April 2, 2013/ De Humanos/ 7 comments

Escribo por las situaciones que vivo, como protagonista y como testigo. Escribo porque es mi manera de reflexionar, cuestionar, auscultar, aprender y desaprender. Es mi manera de ventilar, protestar, proponer, resignarme y comprender. Hay quienes usan una guitarra o un piano, otros usan un pincel. Algunos usan un bate y una bola. Hay quienes usan una trotadora y otros, simplemente, se sientan a “beber”. Esta es una de las maneras que uso en mi deseo de aportar aunque sea un poquito. Si despierto una inquietud; si mi sentir alivia, ayuda o, de algún modo, jamaquea, cumplo mi propósito y compartir mis escritos tiene sentido. Las palabras son más poderosas de lo que imaginamos. Las palabras viajan a través del mundo sin necesidad de pasaporte y si tocan la más mínima fibra en nosotros pueden transformarnos. Una palabra bien o mal dicha, tiene la capacidad de hacernos mejores o peores. ¡Que por qué escribo! Escribo porque lo necesito y porque lo disfruto; pero más valioso aún, porque tengo la bendición de contar con personas como ustedes que, de vez en cuando, se detienen en este espacio, dispuestos y generosos, a leerme… Eternamente agradecida… Yz [2.Abril.2013]