Mis Canas Maestras: Reina, Lidi y Marga

Transitando la calle de los 30 que me lleva a la avenida “los 40“, ciertos asuntos van tomando notoriedad. Agradezco los genes de mi amada madre que juegan a favor, sin dejar tanta evidencia del pasar del tiempo. No porque “el pasar del tiempo” sea malo ni bueno, sino porque vivimos en un mundo visual y físico que aspira a la inmortalidad y a la eterna juventud. Que se esfuerza más por aparentar que por ser. Que la percepción impera sobre la esencia.  Por el momento, he optado por llevar el color natural de mi cabello y algunas “canas” resaltan muy alegres. Ellas son muy… ellas.  Mientras millones de cabellos oscuros descansan uniformes, ellas vivarachas celebran pareciendo gritarle

Read More