¿Es posible dejar de amar?

¿Es posible dejar de amar?

Créanme, cuando me entero de noticias sobre separación de parejas me cuestiono y me ataca cierto temor. Es que cuando comenzamos una relación nos imaginamos con esa persona el resto de nuestros días. No pensamos en todo lo que puede pasar en el camino, simplemente nos hacemos de la idea que estaremos juntos “para siempre”. Sin embargo, no hay garantías. ¿Es posible que se acabe el amor? ¿Es posible que cambien nuestros sentimientos? Seamos honestos, ¡claro que es posible! Ya lo dijo quien lo dijo: “el amor es como una planta”. El amor es un ente, está vivo. Se nutre y desnutre; crece y se desvanece. Soy fiel defensora de la vida en pareja. De hecho, me choca y fastidia como han querido hacer del matrimonio un martirio, del romance una “charrería” y de las relaciones una cadena perpetua. Estamos claros que no todo es perfecto, pero no lo es en ningún “estado civil”, ni casados ni solteros. Todo tiene sus chulerías y retos. Ahora bien, aún siendo una romántica

Read More

Con quiénes me llevo y con quiénes no…

Con quiénes me llevo y con quiénes no…

Me da tanta tristeza que las personas crean que uno debe relacionarse o simpatizar solo con quienes piensan igual que uno o pertenecen a una misma “clasificación”. Yo no sé ustedes, pero yo tengo relación con estadistas, independentistas, estado-libristas y cuanta afiliación o no afiliación político-partidista exista; con blancos, negros, indios, orientales; con hombres, mujeres, transgénero, travestis y de todas orientaciones e identidades sexuales; con pobres, ricos y los que nos llamamos “clase trabajadora”; con creyentes y ateos; con radicales y conservadores; con cultos, ignorantes y los que creemos que nos paseamos en medio. Mis relaciones y mi forma de tratar a la gente no dependen de si están de acuerdo o no conmigo, o si son diferentes o iguales a mi,  sino del respeto con que nos tratamos para acordar o diferir. Ya lo he escrito y dicho en muchas ocasiones, nada me hace superior ni inferior a ningún otro ser vivo, absolutamente NADA. Aunque practico todos los días ser compasiva, lo cierto es que me cae como una pata en

Read More