Palabras que repelen: Amor, Dios y Ayuda

Yizette Cifredo/ October 15, 2015/ De Humanos/ 2 comments

Es increíble como ciertas personas pueden influenciar en tu manera de pensar sin darte cuenta. Esto pasa en todos los sentidos de la palabra y aspectos de la vida. Les confieso que, por varios años, había asumido una postura sobre la palabra “motivadora” que no era mía. Escuché decir a alguien que, eso de llamarse “motivador” o “motivadora”, no le gustaba; sin darme cuenta y sin cuestionarme sus motivos, rechacé la palabra y la descarte de mis posibilidades. Recientemente, fue que me percaté que yo no tengo problemas con esa descripción o “título” y que, por el contrario, es una excelente palabra que define mucho de mi personalidad y misión en la vida. Así que la acogí y me acepté. En mi proceso de reflexión sobre el asunto, me di cuenta que hay palabras que, paradójicamente, repelen. Digo “paradójicamente”, porque por su significado uno pensaría que debería ser todo lo contrario. ¿Qué de malo tiene la palabra “motivación”? Así como esa, les comparto tres ejemplos de “palabras” que causan resistencia o repulsión: Amor – A muchas personas les choca que uno les exprese afecto. De alguna manera, se “freakean”

Read More

Hay a quienes les gusta… “QUE SE LO METAN FOFO”

Yizette Cifredo/ August 11, 2011/ De Humanos/ 12 comments

¡Ahora sí que se “armó la de San Quintín”! ¿Y de qué rayos escribió Yz ahora con ese título? Comienzo por comentarles que cada día que pasa y cada situación que enfrento, hacen que reafirme la existencia de vida extraterrestre (porque de algún lado tuve que haber salido). Las personas discriminan y prejuzgan mucho, se creen y condenan los estereotipos sociales, y, desafortunadamente, la gran mayoría de los ladrones juzga por su condición. (Lo sé, no he descubierto América). Es la realidad que vivimos todos. Lo triste es que, siendo víctimas de esta situación, también somos “verdugos” y lo practicamos. Como muchos de ustedes, soy víctima de prejuicios. Las personas asumen y crean conceptos de mi que se alejan mucho de mi realidad. Lo peor de todo, es que no lo dicen de frente (incluyendo aquell@s que un día dijeron ser amig@s), hablan a tus espaldas y no tienen el valor, compasión ni deferencia de hablarte directamente, de darte la oportunidad de aprender a ser mejor, o de aclarar si es un mal entendido o simple equivocación. Se hace más interesante el asunto

Read More