Yizette Cifredo/ February 10, 2021/ #BofetónDeCariño, De Humanos/ 0 comments

A veces, nos desgastamos en el intento de convencer a los demás sobre por qué escogemos tal o cual cosa. 

A veces, nos preocupamos mas porque nuestras decisiones tengan sentido para nuestra familia, amistades, para la gente que nos rodea y llegamos a poner la opinión o la expectativa de los demás por encima de la nuestra. 

A veces, el verdadero tormento de los retos que enfrentamos es saber que seremos objeto de juicios, de burlas, de críticas. 

Y tenemos que meternos entre ceja y ceja que no siempre van a entender los pasos que damos ni por qué los damos. Y que la gente, en su afán por tener la verdad, crearán una historia de ti que -probablemente- muy poco tiene que ver contigo.

Que no importa la decisión que tomes, alguien estará decepcionado porque es prácticamente imposible complacer a todo el mundo. Y que, a fin de cuentas, si hay alguien con quien no debemos quedar mal es con nosotros mismos. Con nuestros valores, con nuestras creencias, nuestra Fe, nuestra integridad.

Siempre son bien recibidos los consejos bien intencionados, pero no debemos ser presos de las demandas disfrazadas de opiniones. Tenemos que resignarnos a que no siempre van a comprender nuestras decisiones. Y que no todo el mundo tiene que entenderlas, que no todo el mundo tiene que aprobarlas. Que lo importante, cuando en la noche y en la soledad, posas tu cabeza en la almohada, es que tu corazón y tu conciencia están en calma.

Haz las paces contigo. Quien sabe quién eres y cómo eres, respeta tus procesos y usualmente no necesita tantas explicaciones.

Como siempre, les comparto esta reflexión con mucho respeto y todo mi cariño, por si les tiene sentido. Les quiero y me quedo corta. ¡Eeeeeh Juá!!!

Yz Cifredo [08.02.21]

Share this Post

¡Cuéntame qué te parece! Todo comentario, pregunta y/o sugerencia es bienvenida.