¡Me jeringa la “quejadera”!

¡En este escrito me voy a quejar de la “quejadera”! Sí, la verdad es que me indigna y jeringa el uso excesivo y prostituido que le da mucha gente. No sé si con el propósito de dar pena o de recordarse a sí mismos todo lo negativo para poder sentirse plenamente en la miseria. Disculpen, si sueno fuerte. A veces, es necesario expresar las cosas “rough” (sin faltar el respeto) para ver si nos jamaquea un poco y se nos quitan las ganas de estar mal. La queja es una herramienta muy poderosa. Mostrar disconformidad, indignación, dolor o pena, presentar una querella (Real Academia Española, 2015), es legítimo, necesario y meritorio. Levantar la voz ante situaciones que merecen la queja como

Read More