¡No seamos miserables!

¡No seamos miserables!

Nos dicen que tenemos que mirar al lado y darnos cuenta de que hay personas peores que nosotros para valorar lo que tenemos. ¡Que cosa tan horrible! ¿Para sentir que estoy bien, tengo que asegurarme que hay alguien peor que yo? ¡Paaar faaavor! ¿De cuando acá mis bendiciones y fortunas se miden según las tragedias y dolencias del prójimo? ¡Señoras y señores, no podemos ser tan miserables! Quizás, quien dijo esa frase por primera vez, lo dijo en otro contexto que de alguna manera se justifica o tenía sentido, pero ahora todo el mundo la usa porque sí y -en efecto- se sienten bien con sus vidas, con lo que tienen, “porque hay gente peor”. En los talleres de motivación que ofrezco lo digo y lo repito, los retos y obstáculos no son “maldiciones” son parte de la vida misma. Igual que las bendiciones y buenas noticias. Todo es parte de esta experiencia espiritual y humana que vivimos en este mundo terrenal. Blanco y negro, arriba y abajo, vida y muerte, todo es parte

Read More

 ¡Puñ€+@!!! ¡PUERTO RICO, ACTÍVATE!!! 

 ¡Puñ€+@!!! ¡PUERTO RICO, ACTÍVATE!!! 

No, no es solo alegría lo que nos regala el #TeamRubio con sus hazañas. El equipo que nos representa en el Clásico Mundial de Baseball, nos está enseñando a nosotros, no solo a los demás países, el lugar que ocupamos en el mundo. Cada vez que un artista, atleta o equipo ondea nuestra bandera en un evento internacional esta poniendo un “pin locator” en nuestra tierra, para que nosotros entendamos nuestra potencia y posibilidad. Nos están recordando de qué estamos hechos y que sí somos capaces. Más que esperanza, nos enseñan la certeza de que antes de cualquier estadística, pronóstico o predisposición, está la fuerza de espíritu. Nos están demostrando, con hechos, que “ningún hombre es una isla”. Que se gana lejos del ego, echando a un lado el individualismo y dando el espacio a la unión, al equipo. Han contagiado a cientos, a miles de personas con su entusiasmo, con su empuje, con su determinación, hasta con su color de pelo. Muchos de los que no sabían lo que

Read More

El abuso del PERDÓN

El abuso del PERDÓN

Perdón es una palabra de mucha fuerza. Para quien lo ofrece es el reconocimiento vulnerable y humano de haber fallado, de haber lastimado física, emocional, hasta espiritualmente, a otra persona. Puede ser la confesión de “arrepentimiento” de un acto o palabra que como consecuencia perjudica o afecta a alguien más. Puede ser, pero no siempre van de la mano. Para quien lo recibe es la validez de sus emociones, es el reconocimiento e importancia de su existencia, es la medicina que comienza a sanar la herida que provoca la ofensa. Perdón es mucho más que una muletilla trillada, es mucho más que una palabra prostituida detrás de la manipulación camuflada de humildad. Es terrible cuando en una relación la solicitud del perdón pasa a ser la norma y deja de ser la excepción. Cuando se pierde el cuidado y, por ende, se descuida a la persona y al mismo amor. Ya no hay tacto ni cautela y la torpeza involuntaria y voluntaria se hace frecuente. Es triste cuando se pierde el

Read More

¡Activa tus sentidos, sonríe y cuéntame!

¡Activa tus sentidos, sonríe y cuéntame!

No te dejes llevar por el “rush” diario; no dejes que el bombardeo de información, que las deudas, los compromisos, dolencias, las malas ni tampoco las buenas noticias se apoderen de ti. Más allá, no dejes que te desconecten de ti. Separa momentos, minutos del día para, en efecto, disfrutar lo que estás haciendo. Saborea esa taza de agua, jugo o café que te tomas en algún momento durante el “ajetreo” diario. Hazte consciente del sabor, de la temperatura, deja que baje lento, cierra los ojos y sonríe; Disfruta del silencio o de la música que escuchas durante el tapón de ida y vuelta a donde sea. ¡Olvídate si de otros carros te ven! Canta, baila, míralos si te miran, y sonríe; Aspira el olor de una flor o de una rica vela, y deja que evoque en tu memoria momentos plenos, y sonríe; Siente la textura de la piel de tu mascota, de tus hijos, tu pareja, o la tuya misma. Acaríciate con suavidad, siente cosquillas y sonríe. Expande la vista, líteralmente, mira más

Read More